“I Am Mother”, por Netflix: Madre (por suerte) hay una sola

Si se necesita ayuda o protección, apoyar la cabeza en el hombro frío de un robot no parece el mejor remedio.Una alegoría semejante es lo que sucede en I Am Mother, un filme de ciencia ficción independiente en el que en un futuro distópico no quedan humanos sobre la faz de la Tierra, y es una robot (Madre) la que crea vida, utilizando uno de los 63.000 embriones que hay guardados allí donde sea que esté, a salvo de la contaminación exterior.

x

Newsletters Clarín

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_atodorock”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_atodorock”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
Todo arranca “un día después de la extinción masiva”. Y mientras Madre cría de bebé a Hija, y ella crece, le canturrea -con la voz de Rose Byrne, la actriz de Damages- Baby Mine, de Dumbo (la original, de 1941). Pasan 13.867 días, e Hija, que debería tener 38 años, parece una adolescente. De hecho, la interpreta la danesa Clara Rugaard, que tiene ahora 21.Y si los números no dan, el asunto -más que preguntarse de dónde sacan la comida- es que al saber que trabaja Hilary Swank y Hilary Swank no aparece de entrada, en algún momento habrá otro humano, del mundo exterior, imaginamos, en pantalla.Y si es Swank, la ganadora de dos Oscar (Los muchachos no lloran, ya hace 20 años, Million Dollar Baby, otros 15), difícilmente sea una humana mala.Entonces, por más que Madre (dentro de la robot está el actor y especialista en efectos especiales Luke Hawker) le lea Kant, ¿Hija debe confiar en Madre cuando dice que si hay más sobrevivientes afuera, los puede ayudar? ¿No es ella otro Demoledor, de los que habla Mujer, o sea Swank? ¿Querrá eliminarlos?No alcanza con ponerle en la mochila a Mujer una copia gastada de Los dioses de Marte, de Edgar Rice Burroughs, el autor de Tarzán.No.El auténtico problema, aquí y en muchas películas originales de Netflix, es que faltan resortes emotivos, y la relación madre-hija creada artificialmente tiene, paradójicamente, el mismo efecto de artificio. Lo que el australiano y director debutante Grant Sputore termina manejando es un vehículo de una distopía fría, donde la tecnología le nubló la vista, le empañó el parabrisas.”I Am Mother”RegularCiencia ficción. Australia, 2019. 113’ SAM 13. De: Grant Sputore. Con: Clara Rugaard, Hilary Swank. Disponible en: Netflix.

Fuente