Acuerdo comercial entre GB y la UE sigue en veremos

LONDRES (AP) — El gobierno británico dijo a las empresas el martes que se preparen para grandes cambios cuando se consume finalmente la salida de la Unión Europea dentro de exactamente un mes. Pero las negociaciones para un acuerdo de libre comercio están estancadas y las empresas dicen desconocer detalles cruciales de esos cambios.Michael Gove, el ministro a cargo de los preparativos del Brexit, dijo que las negociaciones comerciales “se acercan a la meta”.“Sin duda es posible que no logremos una conclusión a las negociaciones, por eso es importante que las empresas se preparen para todas las alternativas”, dijo en entrevista con ITV.El Reino Unido salió de la UE a principios de año, pero permanece en la alianza económica del bloque durante un período de transición de 11 meses a medida que las partes tratan de negociar un acuerdo de libre comercio que debe entrar en vigencia el 1 de enero.Las conversaciones ya han superado la fecha de mediados de noviembre impuesta como plazo para que el acuerdo pueda ser sometido a la aprobación de los parlamentos británico y europeo antes de fin de año.Las conversaciones del fin de semana en Londres, encabezadas por el negociador europeo Michel Barnier y su contraparte británico David Frost no dieron resultado. Las conversaciones continúan y las autoridades británicas dicen que ésta es la última semana para llegar a un acuerdo.Los temas clave sin resolución incluyen el mecanismo para la resolución de disputas futuras y las normas de “competencia leal”, los estándares que debe cumplir el Reino Unido para poder exportar a la Unión Europea.El obstáculo principal parece ser la pesca, una pequeña parte de la economía que tiene gran importancia simbólica para las naciones marítimas europeas. Los países de la UE quieren seguir pescando en aguas británicas, mientras que Londres insiste que debe controlar el acceso y las cuotas.Gove dice que los reclamos europeos son “injustos”.Si no hay acuerdo, el día de Año Nuevo traerá enormes trastornos, con imposición de aranceles y otras barreras al comercio que afectarán a las dos partes, pero sobre todo a Gran Bretaña, que tiene casi la mitad de su comercio con la UE.

Fuente