Gabriela Exilart y la valentía de las mujeres en el frente de batalla

Leamos – Gabriela Exilart (Infobae)La abogada marplatense Gabriela Exilart saltó a los portales de los diarios hace dos veranos, cuando María Eugenia Vidal, entonces gobernadora de la provincia de Buenos Aires, compró una “lectura para la playa” y llevaba bajo el brazo Napalpí, atrapada en el viento, que cuenta un hecho poco conocido: la masacre del pueblo qom en Chaco. Para documentarse, Exilart tuvo que consultar diarios de la época (1924) y fuentes locales. Pero más allá de esta fama veraniega, Exilart llevaba largo tiempo trabajando con el género. Fue con Tormentas del pasado (2012) donde contó la vida de Prudencia, una hija de inmigrantes españoles, de finales del siglo XIX, y su dura niñez hasta convertirse en una mujer de alta sociedad. En Renacer de los escombros (2014) escribió sobre el terremoto de San Juan de 1944. Además, llevó su pluma al exilio, la dictadura y el robo de bebés en Con el corazón al sur (2017). La Arena de Gijón (2019) es su más reciente y séptima novela. Además, es docente y coordinadora de talleres de lectura y novela en la Universidad Nacional de Mar del Plata y fue declarada persona de su interés por el Honorable Concejo Deliberante del Partido de General Pueyrredón por su destacada trayectoria.”Napalpí atrapada en el viento”, de Gabriela ExilartEn una entrevista a cargo de Magda Tagtachian realizada en el marco de Experiencia Leamos, el ciclo de encuentros que la plataforma Leamos.com organiza como beneficio exclusivo para sus suscriptores, Exiliart habló de su recorrido en el mundo de la escritura de novelas históricas. “Siempre termino escribiendo sobre mujeres”, dijo. Y, si bien en En la arena de Gijón quería poner el foco en la relación entre dos hermanos varones, a medida que investigaba sobre la guerra civil española fueron apareciendo mujeres que iban al frente, que luchaban, que reclamaban por sus derechos. Pensó: “Esto no lo puedo soslayar”. Si quería contar la guerra, tenía que contarla completa. Así se adentró en los testimonios de mujeres que tomaron las armas. “No vine al frente para morir con un trapo de cocina en la mano”, leyó, por ejemplo. La escritora contó que esa clase de frases se debían a que los hombres querían constantemente mandarlas a la retaguardia, a la cocina. Pero ellas querían luchar. “Esa frase me quedó grabada. Tomaron la decisión de ir a la guerra, entregar el cuerpo y la vida, a la par de los hombres”.El amor aparece en todas sus novelas. De todas formas, la escritora considera que a medida que pasaron los años dejó de narrarlo de forma “fogosa” para llevarlo a un plano más implícito: “Me he convertido más bien en una narradora de lo dramático y del trasfondo social de la época”. Prefiere dejar espacio para imaginar la escena: plantear el amor, pero deja que el lector complete la historia.Ver la entrevista completa.Leamos es una nueva manera de vivir los libros y la lectura. Una comunidad que vive el placer de leer, que disfruta vivir historias, compartirlas, conversar y debatir. Cada semana en Experiencia Leamos hay nuevas conversaciones con escritores, músicos, políticos, actores, filósofos, psicólogos. También podés participar de los talleres de lectura y un club de lectores exclusivos para suscriptores. Informate y comenzá ya mismo a disfrutar de todas las actividades.LEER MÁSPatricia Suárez y los mitos sobre el orgasmo femeninoVerónica de Andrés: “Las crisis despiertan talentos que de otra manera permanecerían ocultos”

Fuente