Mareas altas y bajas en la historia del libro

Como un eco distorsionado de aquella Venecia pionera en la historia de la imprenta, hoy sus calles estrechas alientan la venta abusiva de instrumentos de escritura y anotación, como si casi todos los turistas fueran aprendices de autores. La mayoría de esas plumas y cuadernos son preciosistas, expulsivas de la menor inspiración. Pero a veces las cosas prosperan donde más dificultades encuentran, y así como para cientos de escritores Venecia ha sido fuente de inspiración –de ardua traducción por el exceso de obviedad en su belleza–, fue allí, en medio de canales y construcciones de invariable precariedad que el lugar más deslumbrante del mundo se convirtió –merced a una bella simetría sólo en parte explicable– en cuna y clave del libro.En el presente, quien piensa en Venecia imagina a continuación un signo tipográfico: los tres puntos. En Los primeros editores, Alessandro Marzo Magno cuenta todo lo que hay detrás de la palabra Venecia: la prehistoria, la aurora inaugural de ese libro leído hasta la saturación titulado Venecia. Al modo de una ficción documental, su ensayo es lo que se llama una obra de referencia, que ofrece frecuentes pasajes y personajes memorables. No es la primera vez que se cuentan, pero poco se cuenta por primera vez.En esa constelación de islas que fue un imperio de proyección geográfica tentacular, “el libro del siglo XVI se vende en pliegos sueltos y es el comprador el encargado de de hacerlo encuadernar a su gusto”, apunta Marzo Magno. Y vuelve a pasar las páginas de ejemplares escondidos, traficados, quemados, hundidos.En Venecia se imprimieron la primera Biblia rabínica, el primer Talmud, un Corán en árabe, clásicos latinos, títulos en armenio, griego, croata, serbio, cirílico bosnio, partituras musicales y los perversos amaneramientos de Pietro Aretino (“inventor de la figura del escritor-divo”). La suerte de Petrarca y Dante fue torcida favorablemente por el más mago de los editores: Aldo Manuzio. Inventor, entre otras cosas, del libro de bolsillo, introductor de la coma, del punto y coma, del apóstrofe y del acento, durante años publicó casi un libro al mes y editó del que con toda probabilidad ostente hasta el fin de los tiempos el título del libro impreso más hermoso: “Sueño de Polífilo”, del fraile dominico Franceso Colonna, una demencial narración enciclopédica acompañada de ilustraciones eróticas. Queda claro que la edición ha sido una profesión impura desde sus orígenes: lo alto y lo bajo, lo extraordinario y lo deleznable, lo religioso y lo pornográfico (que no pocos han considerado términos intercambiables), lo diestro y lo siniestro.Las librerías exhibían sus libros al revés: lo visible era el corte, no el lomo. Los precios fluctuaban de un ejemplar a otro de la misma edición. La cantidad de monedas en Europa favorecía el canje: “Libros por libros, pero también libros por harina, vino y aceite”. Se presentaban obstáculos hoy vigentes: el papel incidía en un 50% del costo de un libro y el editor se endeudaba para acopiar papel. O este otro: “En 1473, apenas cuatro años después de la introducción de la imprenta en Venecia, ya hay una crisis de sobreproducción: los almacenes están llenos de clásicos sin vender”. La Inquisición y la invasión de Napoleón pusieron punto final a un sueño acaso no lo suficientemente extenso.Un dato oscuramente curioso: la editorial española que editó este libro está denunciada, entre otras cosas, por maltratar a autores y traductores. Como sea, en Los primeros editores vuelve a respirarse la insatisfacción de un editor –de casi cualquier editor: acerca de lo que publica, lo que le acercan, lo que descubre–, reacción que refleja la de los autores ante sus obras. Es decir, la obra impresa deja un regusto a venturosa insuficiencia, la sensación de que la literatura siempre podría ir más lejos, de que todavía no ha llegado a sus confines, de que no irá nunca todo lo lejos que imagina, y de que esta imposibilidad es la garantía de su supervivencia.Acaso Venecia y la literatura compartan un aire de insuperable escenografía abandonada a su suerte, visitada por orgullosos convalecientes que se niegan a una rendición incondicional.Los primeros editores, Alessandro Marzo Magno. Tr. M. de Chiara. Malpaso, 256 págs. 

Fuente

Sierra Chica: ocho días en el infierno con “Los Doce Apóstoles”

“Doctora, vamos a hacer otra cosa”. La frase, en cualquier otro contexto, no significaría más que un cambio de opinión. Ese 30 de marzo de 1996, en boca de uno de los presos de la cárcel de máxima seguridad de Sierra Chica, fue la confirmación del inicio del motín más sangriento de la historia argentina. La destinataria del mensaje fue la jueza María de las Mercedes Malere, que había llegado al penal bonaerense para negociar la rendición.El levantamiento había comenzado ese mismo 30 de marzo, poco después de las 14. Duró ocho días. Tuvo ocho muertos y 17 rehenes. Fue encabezado por “Los Doce Apóstoles”, una docena de presos temibles, muchos de esos con fuertes condenas, que intentaron fugarse.El plan salió mal: un guardia llegó a tomar una ametralladora y les disparó. Uno recibió un balazo en una pierna mientras intentaba trepar un muro y cayó al suelo. Sus compañeros retrocedieron y se atrincheraron en un pabellón.

Mirá también

Sierra Chica: el motín más sangriento de la historia argentina

No se encerraron solos. Antes amenazaron con facas a siete guardias y los tomaron como rehenes. El director del penal fue el primero en intentar negociar. Aseguró que todo iba a terminar en paz. La respuesta fueron dos balazos que le pasaron a pocos centímetros.
Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_quepasóhoy”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_quepasóhoy”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
El autor de los disparos fue Marcelo Alejandro Brandán Juárez, conocido como “Popó”, condenado a 19 años y medio de prisión. Nunca quedó claro cómo había conseguido el arma.Siete horas después, la jueza y su secretario ingresaron al penal para hablar con los protagonistas del motín. “Ustedes no saben el cagadón que se están mandando”, les dijo la magistrada a los dos presos que la amenazan con una pistola. “Callate, vigilanta”, le contestaron.

Destrozos. Así quedó el penal de Sierra Chica, tras el motín. (Archivo Clarín)

Los dos funcionarios judiciales pasaron a engrosar la lista de rehenes. Se sumaron a los siete guardias, el médico y los tres pastores evangelistas que ya estaban cautivos. Horas después, el número creció: como había dos penitenciarios heridos, los presos aceptaron dejarlos ir. A cambio, pidieron el ingreso de otros cuatro. Sus deseos fueron órdenes.Mientras el motín conmocionaba a todo el país, el clima interno en el penal tomaba temperatura. La guerra declarada entre el bando liderado por Brandán Juárez y la facción encabezada por Agapito Lencina -condenado a perpetua- no tardó en desatarse. La cacería comenzó a las 10 de la mañana del lunes 1° de abril. Hugo Barrionuevo Vega, del grupo de Agapito, fue rodeado por cuatro presos. Le dieron un balazo y lo remataron a puñaladas.

La panadería. Los hornos en los que calcinaron los cuerpos de las víctimas. (Archivo Clarín)

La masacre siguió con otros seis crímenes. Todo en menos de media hora. La víctima más codiciada, Lencina, intentó defenderse. Hirió a “Popó” en un brazo y salió corriendo. Le dieron un tiro en la nuca y luego lo apuñalaron.Los cuerpos fueron arrastrados hasta el pabellón de castigo. Allí los descuartizaron con un hacha. Luego trasladaron los pedazos en ollas, tapados con frazadas, y los incineraron en un horno de la panadería del penal. De los siete cadáveres sólo quedaron pedacitos de huesos y unos dientes hechos carbón. El humo blanco invadió el techo del penal.El último asesinato lo cometieron durante la madrugada del día siguiente. José Cepeda Pérez se negó a participar de los descuartizamientos. Esa fue su condena a muerte. Lo destrozaron a cuchillazos.Durante la investigación, testigos contaron que antes de quemar los cuerpos, jugaron al fútbol con la cabeza de Agapito. Otros, que con algunos de los cadáveres se hicieron empanadas que luego fueron convidadas a los rehenes. “¿Te gustó? Te acabás de comer un preso”, le dijeron a uno de los guardias después de que probara una.

Tensión. Familiares de los rehenes, durante los días del motín. /ARCHIVO CLARIN

Afuera no había detalles sobre el infierno que se vivía en la cárcel. Se habló de tres muertos, aunque las versiones indicaban que había más.Durante las horas que duró la matanza hubo gritos y disparos. Los rehenes pensaron que habían entrado a rescatarlos y temieron un baño de sangre. No era una idea tan alocada: el gobierno bonaerense, encabezado por Eduardo Duhalde, evaluó montar un golpe comando con 150 guardias para retomar el control del penal. A último momento, se pensó que era una jugada demasiado arriesgada.Los primeros días las negociaciones estuvieron empantanadas. “Los Doce Apóstoles” querían armas y móviles para escapar. Soñaban con una fuga “a la brasileña”, en referencia a un motín en la ciudad de San Pablo que terminó cuando los internos obtuvieron medios para huir. “Queremos pirarnos o matamos a los rehenes”, era el mensaje. La promesa tenía algo de verdad: las víctimas no fueron los rehenes, sino sus enemigos dentro la cárcel.

Liberada. La jueza María de las Mercedes Malere estuvo ocho días cautiva. (Archivo Clarín)

Los presos eligieron dos delegados más “diplomáticos”. Ellos funcionaron como interlocutores con los representantes del Gobierno. El jueves 4 de abril, Jueves Santo, entregaron un petitorio. El Gobierno se comprometió a acelerar las causas judiciales y a aplicar la ley conocida como “dos por uno”, que permitía contar dobles los días en prisión después de dos años sin sentencia. Las autoridades también accedieron a una condición de “Los Doce Apóstoles”: ser trasladados a un penal federal, por miedo a venganzas.“Los muchachos no quieren más. Van a entregar el penal, pero el domingo”, informó Germán Balizán Sarmiento, uno de los negociadores, a la por entonces subsecretaria de Justicia provincial, María del Carmen Falbo. “¿Por qué recién el domingo?”, preguntó la funcionaria. La respuesta la dejó helada: los presos querían llegar a ese día para que el sangriento motín se convirtiera en el más extenso de la historia argentina.Finalmente llegó el domingo. Domingo de Pascua. El obispo de Azul, garante del acuerdo, rezaba en la puerta del penal. Los móviles esperaban por la liberación de los rehenes. Pero Brandán Juárez tenía preparada su última sorpresa. “Yo no entrego el penal si no me traen a mi vieja”, reclamó a los gritos, mientras revoleaba un arma. El pedido volvía a trabar todo: la mujer no podía llegar antes de las 20 y el operativo debía suspenderse hasta el otro día.“No se haga drama, jefe. Tráigame unas pastillas que yo se lo arreglo”, aseguró un preso viejo. Su plan no falló. “Popó”, al que también conocían como “Falopa”, tomó las drogas sin dudarlo. Buscaba calmarse hasta que llegara su mamá. Fue el golpe de knockout. Salió de la cárcel encorvado, casi sin poder caminar, en una imagen que simbolizó el fin del motín.

El juicio. Los acusados observaron el debate encerrados en una “jaula”. (Archivo Clarín)

Cuatro años después, Brandán Juárez, Miguel “El Paraguayo” Ruiz Dávalos, Víctor “El Cabezón” Esquivel, Jorge “Pelela” Pedraza, Miguel “Chiquito” Acevedo y Juan Murgia Canteros, seis líderes del motín, fueron condenados a perpetua. Otros 12 recibieron penas más bajas. Y seis terminaron absueltos.Uno por uno, Los Doce ApóstolesMarcelo Brandán Juárez, Jaime Pérez Sosa, Víctor Carlos Esquivel Barrionuevo, Jorge Alberto Pedraza, Marcelo Alejandro González Pérez, Marcelo Cristian Villaseco Quiroga, Carlos Alberto Villaba Mazzei, Carlos Gorosito Ibáñez, Héctor Daniel Galarza Nanini, Héctor Raúl Coccaro Retamar, Oscar Nelson Olivera Sánchez y Miguel Acevedo fueron los 12 presos que encabezaron el motín, iniciado el 30 de marzo de 1996.Para rendirse, ocho días después, exigieron ser trasladados a una cárcel federal. Temían una venganza del Servicio Penitenciario Bonaerense. Sus rostros se hicieron públicos por primera vez en marzo de 2000, en “Infierno en Sierra Chica”, una investigación publicada por Clarín.Seis de ellos fueron condenados a perpetua por los homicidios durante el motín. Siete de las ocho víctimas pertenecían al bando de Agapito Lencina, enfrentada a la facción de Brandán Juárez, uno de los cabecillas del levantamiento. Los asesinaron a balazos y puñaladas, y a uno lo prendieron fuego. Según declararon los testigos, luego de descuartizar los cuerpos, los presos jugaron al fútbol con la cabeza de Lencina. Después metieron todos los pedazos en el horno y los redujeron a cenizas. Otros testigos aseguraron que con algunos cuerpos cadáveres hicieron empanadas, que luego convidaron a los rehenes.(Los diálogos y detalles del expediente incorporados en esta nota fueron extraídos de la informe especial “Infierno en Sierra Chica”, publicado por Clarín entre el 26 de marzo y el 2 de abril de 2000)

Fuente

Tras el incidente con los veganos, cómo será el operativo de seguridad para la visita de Macri a La Rural

El presidente Mauricio Macri durante la inauguración de la ExpoRural en 2017El hombre que en Córdoba vulneró la seguridad del presidente Mauricio Macri y lo insultó durante su visita a la provincia mediterránea y el incidente protagonizado por un grupo de jóvenes el domingo en La Rural alertó a quienes tienen a cargo la seguridad del primer mandatario. En consecuencia, cuando el sábado por la mañana Macri visite la exposición estará acompañado por un fuerte operativo para evitar cualquier imprevisto.Es que además de los hechos recientes, cuando el año pasado el Presidente recorrió La Rural, en un momento fue rodeado por decenas de personas que estaban en la muestra y los custodios del primer mandatario se vieron desbordados.Entonces, con el objetivo de evitar un incidente como el de los veganos que interrumpieron un concurso de doma de caballos o el del año pasado que obligó a Macri a dejar el predio de Palermo por una puerta lateral después de 20 minutos caóticos, los organizadores de la muestra también participarán del operativo de seguridad.El episodio ocurrido en CórdobaEn las últimas horas, tanto la ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich, como su par en la ciudad de Buenos Aires (y también vicejefe de Gobierno), Diego Santilli, hablaron con el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina para terminar de coordinar los detalles del operativo que contará con miembros de la Policía Federal (que habitualmente cuidan al Presidente), de la fuerza policial porteña y también de empresas de seguridad privada.El plan consistirá en montar un sistema de anillos: en primer lugar, los efectivos de la policía porteña que participen del operativo lo harán fuera del predio del barrio de Palermo y se concentrarán en una zona de hasta cuatro cuadras a la redonda. El objetivo de estos efectivos va a ser monitorear la actividad fuera del predio y alertar a los coordinadores del operativo si identifican a alguno de los jóvenes que participaron de los incidentes del domingo o si registran algún tipo de actividad sospechosa.Por otro lado, Bullrich reforzará la custodia presidencial con 300 miembros de élite de la Policía Federal. A ellos se sumarán los integrantes de empresas de seguridad privada contratados por la SRA, que se ubicarán en el interior de la pista central de Palermo, a razón de un hombre cada diez metros.El domingo por la tarde, cerca de 40 militantes veganos convocados por las agrupaciones Acción Vegana y DxE, saltaron las vallas e ingresaron a la pista central de La Rural con carteles en contra del maltrato animal. Los carteles rezaban “liberación animal ya”, “hasta que la última jaula quede vacía”, “mientras no tengan voz, escucharás la mía”, “basta de usar animales”, “su libertad no tiene precio”.La reacción de los hombres a caballo no se hizo esperar, expulsaron de la pista a los veganos, algunos de los cuales protagonizaron una protesta en el ingreso de Plaza Italia a la feria, en días anteriores. El video con los incidentes se volvió viral en las redes sociales.Horas más tarde, la Sociedad Rural condenó “todo tipo de violencia” en un comunicado de rechazo: “Un grupo de activistas irrumpió en la pista alterando el desarrollo del concurso que se venía realizando. Algunos participantes, que se prepararon durante un año para competir, reaccionaron para desalojarlos. La Sociedad Rural rechaza cualquier accionar violento”.SEGUÍ LEYENDO:Un grupo de veganos invadió la pista en la Exposición Rural y los gauchos los corrieron con caballos

Fuente

Crítica de “Rápidos y furiosos: Hobbs & Shaw”: Sólo le falta Toretto

Qué bueno, y sencillo, es que los personajes se autopresenten y definan con simples palabras. Ante la pregunta, con signos de admiración e interrogación, de “quién car… sos”, el malo responde “El malo”, Hobbs (Dwayne Johnson) “El que te dará una paliza” y Deckard Shaw (Jason Statham) algo referido a una botella de champagne, que para no spoilear, no diremos con palabras textuales.Aunque es difícil spoilear una película de la saga de Rápidos y furiosos -Hobbs & Shaw es el primer spin-off, precisamente con estos personajes como protagonistas-, salvo que se advierta sobre alguna muerte…

x

Newsletters Clarín

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_atodorock”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_atodorock”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
Porque las películas, por más que sean parecidas, tienen sus diferencias de forma, más que de contenido. Como la mayoría de las producciones de acción hollywoodenses de este siglo, sus tramas se estructuran a partir de escenas precisamente de acción. Lo que importa es eso: ver autos veloces, peleas bien coreografiadas -hay especialistas en eso- o lo intrépido que son los personajes.Y el director David Leitch, que viene del rubro de doble de riesgo -lo fue de Brad Pitt y de Matt Damon infinidad de veces-, y dirigió Deadpool 2, sabe de qué se trata el asunto.Cuando a la agente del MI6 Hattie (Vanessa Kirby, la princesa Margaret en The Crown) el “sobrehumano” Brixton (el malo, interpretado por Idris Elba) le tiende una trampa al querer apropiarse del virus CT-17 (Brixton mata a todo el equipo de los ingleses, y ella logra escapar, pero inyectándose el virus que puede convertir los órganos internos humanos en líquido en pocas horas), queda como que Hattie es una traidora. El MI6 y la CIA deben ir tras ella. Y tras el virus, claro.Y el primero llama a Shaw, que recordarán los fans es un mercenario, y la Central de Inteligencia a Hobbs (que se lleva pésimo con Shaw), para que, juntos, cumplan la misión. Si fallan, la suerte del mundo, cuándo no, está en peligro.

Mirá también

Mirá también

Crítica de “Dogman”: Peor que una vida de perros

A partir de allí comienza un atípica buddy movie, porque no es que Hobbs & Shaw sean precisamente amigos. Y hay datos que se saben casi de arranque: Hattie es hermana de Deckard Shaw, cuya madre es interpretada por Helen Mirren, sabremos más sobre el pasado de Hobbs, y hay una aparición sorpresiva de… No lo diremos, porque no figura en los créditos. Pero es importante.Ni lógica ni nada por el estilo le piden los espectadores a la trama, menos a que Statham y Kirby hayan sido criados de niños -hay un par de raccontos donde se los ve de chicos- cuando uno tiene 52 y la otra, 31 años.No importa. Lo que sí importa es que la película dura 136 minutos, de los cuales más de 12 son de créditos finales -por supuesto, pasan cosas durante el rodante final- y las secuencias de humor y acción empalman como corresponde.Que le hagan decir a Idris Elba “Soy Superman negro”, cuando suena que será el nuevo James Bond, es un guiño humorístico, como la repetida frase de “nadie me dice qué hacer” y otra sobre que el cambio climático, “el terrorismo y el capitalismo” terminarán con la Tierra “para 2096”.Con una peli de Rápidos y furiosos cada dos años tal vez llegarán, no en forma, pero vivitos y a toda máquina.”Rápidos y furiosos: Hobbs & Shaw”BuenaAcción. EE.UU., 2019. 136’, SAM 13 R. De: David Leitch. Con Dwayne Johnson, Jason Statham, Vanessa Kirby, Idris Elba. Salas: IMAX, Cinemark Palermo, Showcase Belgrano.

Fuente

Rituales que se transmiten de padres a hijos

Ocho de la noche. Llega a casa, cansado de trabajar. Lo único que quiere es cambiarse y tirarse a leer el diario y escuchar la radio o ver televisión para desenchufarse de los problemas cotidianos. “Pa, tenemos que estudiar Ciencias Naturales”, le dice uno de sus hijos.“¿Tenemos que estudiar?”, piensa él, mientras analiza la situación, ve su gesto amable y su sonrisa de oreja a oreja, aquella que tiene un hijo cuando vuelve a ver a su padre y busca una buena excusa para compartir un momento juntos. “Andá sacando la carpeta y el libro, que me voy a hacer un té”, le dice, intentando ganar unos minutos de soledad. Prepara la pava, prende la hornalla, agarra una taza, pone un saquito de té negro y una cucharada de azúcar. Se detiene un instante, esperando que hierva el agua. “¿Viste que Griezmann ya arregló con el Barcelona?”, le dice su hijo, con la carpeta en la mano. “Le pagan 120 millones de euros”, agrega, para reforzar su comentario futbolero. “Te dije que iban a terminar arreglando. Pero ahora hay que ver cómo reacciona el Atleti, por la cláusula de rescisión”, le dice el padre, mientras le pone agua a la taza de té y se dirige hacia el escritorio, donde planean empezar a estudiar Ciencias Naturales. Entonces, el padre de aquel niño recuerda cuando hablaba con su papá sobre política, sus amores de adolescente y tantos otros temas que les servían de excusa para compartir una conversación en confianza. Él ya no está y lo extraña infinitamente. Pero sabe que, de algún modo, se hace presente en las charlas cotidianas con sus hijos y en el reclamo para estudiar juntos, en la reiteración de esos rituales que se transmiten de padres a hijos. 

Fuente

Crítica de “Vigilia en agosto”: Una novia en llamas

A medida que se acerca el día de su casamiento, Magdalena va entrando en un estado de conciencia que la lleva a percibir la cotidianidad de su pueblo de otra manera. Vive un proceso de extrañamiento que convierte a lo habitual en raro, incomprensible, ominoso. Siniestro.Con una sensorialidad deudora del cine de Lucrecia Martel, la opera prima del cordobés Luis María Mercado está construida a partir de este cambio en la percepción de la protagonista. La mayor parte de las escenas presenta varias capas visuales y sonoras: mientras algo sucede en la superficie, detrás también están ocurriendo cosas, tal vez más significativas. Una mirada, un gesto, un murmullo, una conversación: como si a Magda (buen trabajo de Rita Pauls) se le hubiera caído la venda que le bloqueaba los sentidos, todo puede tener un significado distinto al acostumbrado.

x

Newsletters Clarín

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_atodorock”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_atodorock”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
A través del desconcierto de la protagonista, vemos una sutil descripción del clásico pueblo chico/infierno grande donde todos conocen la vida de todos y el chimento está a la orden del día. Sin necesidad de trazo grueso, Vigilia en agosto pinta el mundillo de una localidad cualquiera de la pampa gringa. La cámara desnuda el orden jerárquico social dominante, que no es patrimonio exclusivo del interior, pero en esos rincones provincianos queda más expuesto. Los dueños de la tierra están por encima de quienes la trabajan y los hombres por encima de las mujeres, con roles definidos a la vieja usanza patriarcal.En esa comarca sojera donde el rugido de las 4×4 convive con el silbido del afilador, el catolicismo y la curandería trabajan a la par para tender su manto de hipocresía y pacatería. Pero la proximidad de su boda hace que algo en Madga se quiebre y su sexualidad reprimida emerja a la superficie. Lo que todos a su alrededor creen embrujo o enfermedad no es más que un nuevo capítulo de la eterna lucha entre el deseo y las convenciones sociales.“Vigilia en agosto”Buena Drama. Argentina, 2019. 78’, SAM 13. De: Luis María Mercado. Con: Rita Pauls, María Fiorentino, Eva Bianco, Michel Noher. Salas: Cinema City General Paz, Gaumont, Hoyts Patio Olmos (Córdoba), Hoyts Portal Rosario, Hoyts Salta, Village Rosario.

Fuente

Demuestran cómo la cocaína consume el cerebro en pocos meses

Los efectos del consumo de la cocaína puede generar en el cerebro un enorme agujero producto de la destrucción de parte de la masa encefálica y hasta la muerte del adicto, La conclusión es parte de un estudio que publicó el diario The Sun.Los resultados fueron dados a conocer por el British Medical Journal y corresponden a un adicto de 45 años de Msida, en Malta. En el centro médico se le realizaron resonancias magnéticas que arrojaron un resultado aterrador. La identidad del paciente no fue revelada, pero su doctora de cabecera, Ylenia Abdilla, confirmó que el hombre padecía leocuencefalopatía tóxica inducida por la cocaína.

La imagen fue tomada a un adicto de 45 años de Malta.

Mirá también

Mirá también

El crimen que conmociona a Rusia: la influencer Ekaterina Karaglanova fue encontrada muerta dentro de una valija

Newsletters Clarín

Planeta redes | Te contamos cuáles fueron las historias más compartidas en Facebook, y lo que fue tendencia en Twitter e Instagram.

Todas las semanas.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_rs”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_rs”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
Allí comenzaron a tratarlo en forma sostenida luego de que el paciente haya dejado la droga. Y, al cabo de un año, el hombre de 45 años pudo recuperarse casi por completo. Cuando llegó al centro médico, tenía las pupilas dilatadas y “enérgicamente reactivas a la luz”. “No ayudaba, no podía realizar tareas simples y no seguía órdenes”, dijo la doctora.

Mirá también

Mirá también

Jubilados británicos causan caos en España con noches de sexo, drogas y alcohol

El tratamiento fue llevado a cabo con esteroides, un intercambio de plasma y anticuerpos. Además, el adicto fue trasladado a un centro de rehabilitación a las drogas en Europa.Luego de cuatro meses, éste ya caminaba de manera independiente y empezó a readaptarse a las labores cotidianas. Luego de un año de control médico, probaron que estaba mejor y que no había consumido ningún tipo de drogas en todo ese tiempo.Finalmente el hombre pudo vivir de forma independiente y no volvió a caer en la adicción a la cocaína. “Raramente se ha informado que resulte en una recuperación completa, como en nuestro caso”, remató la doctora.

Fuente

En diez meses el BCRA lleva pagados más de $440.000 millones por intereses de Leliq

Las tasas de Leliq se mantienen en un nivel similar al del comienzo de añoEl Banco Central argentino efectuó este miércoles en dos tramos su habitual licitación de Letras de Liquidez (Leliq) a siete días, en la que convalidó un alza marginal de la tasa de referencia por octava rueda, aunque en este caso expandió liquidez por unos $13.000 millones, en un marco de dólar estable en bancos de la City porteña.A falta de siete jornadas hábiles antes de las elecciones primarias, primer test electoral de magnitud en la carrera por la Presidencia de la Nación, la autoridad monetaria mantiene el foco en una política contractiva para evitar sorpresas en la evolución del tipo de cambio que, a su vez, contribuya a un rebrote de la inflación.La tasa promedio total del día de la fecha, equivalente a la tasa de política monetaria, fue 60,396% anual, con una leve alza de doce puntos básicos.El Central adjudicó a bancos un total de 245.499 millones de pesos. Frente a vencimientos en el día por $255.808 millones, la entidad efectuó una expansión neta de liquidez por unos $13.155 millones, al adicionar el pago de intereses por 2.856 millones de pesos.El BCRA pagó en julio unos $62.000 millones por intereses de Leliq, para sumar más de $440.000 millones en 10 mesesEl stock de Leliq descendió a $1.278.653 millones ($1,28 billón), equivalentes a unos USD 29.139,9 millones o 42,9% de las reservas internacionales, que el martes contabilizaron USD 67.951 millones, según datos sujetos a ajuste.En los diez meses en que las Leliq funcionan como instrumento de política monetaria, el BCRA lleva pagados en concepto de intereses unos 441.785 millones de pesos. Solo en julio se pagaron a los bancos 62.349 millones de pesos.Las entidades financieras no obtienen ganancia plena por estas colocaciones en títulos del Central, pues suscriben Leliq con los depósitos a plazo fijo de sus clientes, a los que a su vez les pagan una tasa de interés.Según el Informe Monetario del BCRA, los depósitos en pesos a plazo fijo del sector privado sumaban unos 1.275.561 millones ($1,27 billón) el pasado 25 de julio, un monto comparable al de las Leliq.Desde que Guido Sandleris asumió la presidencia del Central y se decidió adoptar un régimen de metas de agregados monetarios en lugar de las metas de inflación, las tasas de interés regresaron al nivel más alto desde la crisis de 2002.La política de control de agregados monetarios sirvió para contener al dólar, pero surtió poco efecto sobre la inflaciónAhora, en torno a 60,4% anual están un punto por encima del inicio del año y son similares al 60% de fines de agosto del año pasado. En ese lapso, fueron útiles para “pisar” el precio del dólar, que acumuló un alza de apenas 16,7%, desde los $37,60 mayorista del 30 de agosto a los $43,88 de este miércoles.Pero las altas tasas tuvieron un efecto débil para ponerle contención a la inflación, que aceleró del 34,4% anual en agosto de 2018 a cerca del 55% en julio de 2019, aún si se considera el compromiso asumido ante el FMI de crecimiento “nulo” de la Base Monetaria hasta diciembre de 2019, en 1.343.000 millones ($1,34 billón).Economistas coincidieron en que el elevado nivel de las tasas de las Leliq contribuye a estabilizar al dólar y alimentar la demanda de pesos para inversiones financieras, aunque a la vez es perjudicial para la actividad productiva y el crédito.El economista Claudio Loser -ex director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI- consideró que una tasa de interés “tan alta es imposible mantener por muchos años. Espero a fines de año o principios del que viene se note una mejora importante de la economía, porque no es sostenible una tasa al 60%”.Por su parte, el ex secretario de Finanzas Daniel Marx advirtió que las tasas de Leliq “no se pueden sostener en el tiempo”, a la vez que aseguró que el precio del dólar “no está atrasado”. El también director de la consultora Quantum indicó que “no se pueden sostener en el tiempo estos niveles de tasas de las Leliq. Hay que bajar la incertidumbre para poder reducirlas”.Seguí leyendo:El dólar se opera estable en los bancos del microcentro porteñoClaudio Loser: “Una tasa de interés del 60% no es sostenible”

Fuente

Macri, al joven argentino que ganó USD 900 mil en el mundial de Fortnite: “Sos un orgullo nacional”

Macri conversó por teléfono con Thiago”Thiago tiene 13 años, es argentino y salió quinto en el mundial de Fortnite”, escribió el presidente Mauricio Macri en su Instagram junto a un video con parte de la conversación que mantuvo con “King” Lapp, el joven de 13 años que ganó USD 900 mil como premio.La conversación completa duró alrededor de 15 minutos y el mandatario difundió un video con una edición más corta.”Sos un orgullo nacional así que metele, seguí entrenando porque todo en la vida llega cuando uno se prepara”, le dijo el Presidente a Thiago “k1ng” Lapp. Aunque también quiso saber cómo combina los tiempos entre el juego y el estudio y cuál es el “baile” que elige cada vez que mata a uno de sus rivales.El joven vive en El Talar, partido de Tigre, junto a sus tres hermanos, una hermana y su padre. Está cursando el segundo año de la secundaria y hace más de un año que juega a Fortnite. En el último tiempo estuvo entrenando unas ocho horas por día, según contó a Infobae cuando quedó clasificado para la Copa.Video que subió Thiago a Instagram sobre la charla teléfonica con MacriEste martes, Thiago contó en su Instagram que Macri se había comunicado teléfonicamente con él sin dar mayores precisiones, “Gracias Señor presidente por el apoyo y saludo a k1ng . Que emoción”, escribió.El chico, que compitió en el Mundial de Fortnite en las modalidades dúo y solitario que se realizó el domingo, tuvo que enfrentarse a otros 100 jugadores que quedaron seleccionados entre los 40 millones que participaron de las clasificatorias abiertas que se llevaron a cabo entre el 13 de abril y el 16 de junio.El ganador del primer premio, de USD 3 millones, fue el estadounidense Kyle “Bugha” Giersdorf que tiene 16 años. Fue la primera vez que se entregó un premio individual tan grande dentro de los eSports.Thiago tiene 13 años y ganó USD 900 mil en el Mundial de FortniteDIALOGO COMPLETOMACRI – ¡Hola Thiago!THIAGO – Hola, ¿todo bien?MACRI– Yo si pero que lío armaste con este FortniteTHIAGO– Jajajaja (risas)MACRI– ¿Te imaginabas que te iba a ir tan bien?THIAGO– No, yo me imaginé un top 30 o algo por ahí.MACRI– ¿Cuántos competían en esa final?THIAGO– Competían 100 y para clasificar tenías que jugar contra 3.000MACRI- ¿Y vos tenés un baile también cuando matás a los otros?THIAGO- El juego te da varias elecciones para seguir y vos elegís unoMACRI– ¿El tuyo cómo es?THIAGO-El que se ríe (risas)MACRI- ¿Y cómo combinás eso con el colegio?THIAGO- Voy al colegio y después juegoMACRI- Te mando un cariño grande, te felicito. Sos un orgullo nacional así que metele, seguí entrenando porque todo en la vida llega cuando uno se prepara.SEGUÍ LEYENDO:¿Cuánto va a tener que pagar de impuestos Thiago, el adolescente que ganó USD 950.000 jugando al Fortnite en EEUU?

Fuente

Cuánto cuestan las ametralladoras para narcos secuestradas en el mayor operativo contra el tráfico de armas de la historia argentina

Eduardo Alberto Ramírez Cantero, alias “Matungo”.A fines de junio, Gendarmería Nacional, bajo las órdenes de juez Pablo Yadarola, allanó a la organización detrás del mayor esquema de tráfico de armas de la historia argentina reciente. Le encontraron su lote de metal pesado: 2500 fusiles y otros artículos de guerra en más de 50 procedimientos en puntos de Río Negro, Santiago del Estero, una armería china en Castelar, Bahía Blanca, un country en Escobar. El lote era fabuloso, nivel Rambo, había hasta cuatro contenedores de TNT con relojes digitales y tres cajas de trotyl, ojivas de bombas aéreas, 16 cajas con trenes de fuego para bombas de aviación. Hubo más de 20 detenidos.Todo era parte de una red internacional: la causa había comenzado en Estados Unidos con una alerta del Departamento de Seguridad Nacional luego de que una encomienda enviada desde un domicilio inexistente con un código postal del conurbano bonaerense hacia Miami encendiera las primeras alarmas en junio de 2018; hubo otras nueve cajas sospechosas enviadas desde Campana o Retiro en ese período. Y había vínculos locales, al menos según la investigación de Yadarola; entre ellos, el más importante de todos: el cerebro argentino. Ricardo Deisernia, “El Tuerto Richard”, era un viejo veterano, miembro del Tiro Federal desde noviembre de 1984, que había llevado un conflicto legal por una de sus ametralladoras hasta la Corte Suprema con un fallo firmado por el máximo tribunal del país en 2017. “¿En qué se metió ‘El Tuerto’ esta vez?”, decía un viejo conocido que lo definía como “un aficionado a las armas”, riéndose un poco.Ricardo Deisernia, “El Tuerto Richard”Al “Tuerto” lo detuvo Gendarmería en su casa-bunker de Martínez, sobre la calle Pringles: le encontraron un cuarto secreto lleno de ametralladoras en un sótano de puertas blindadas. Fue sorprendido y hallado mientras corría a esconderse: había descartado algunas cosas lanzándolas al patio del vecino. Deisernia tenía antecedentes, estuvo preso en Devoto entre 2004 y 2006 por contrabando. Las autoridades judiciales de los estados de Ohio y Florida de EEUU habían solicitado la detención de Deisernia con el fin de extraditarlo por la comisión de varios delitos, entre ellos el contrabando de armas. Tuvo cuentas pendientes con la Justicia estadounidense hasta hace no mucho tiempo. En agosto de 2018, el juez John Adams de la ciudad de Akron le denegó a Deisernia un pedido para eliminar una causa por venta ilegal de partes de armas que llevaba más de diez años en trámite.Para los investigadores, Deisernia era el más capaz de todos, con años en el rubro y contactos para articular el núcleo del negocio de la banda: reunir partes de fusiles y ametralladoras importadas desde España y Alemania para ensamblar armas híbridas que serían exportados a Paraguay para alimentar el mercado asesino de bandas brasileñas que operan en el territorio como el Primeiro Comando da Capital y el Comando Vermelho, conformadas con ex presos paulistas y lugartenientes guaraníes, los dueños de la marihuana de Pedro Juan Caballero y, debajo de la línea de las FARC, lo más temibles del continente. Las armas, luego, llegarían a Brasil. La plata era importante. Un investigador en el círculo interno del expediente lo detalla: el Colt M4 montado en Buenos Aires con un costo de USD 2.000 rondaba los USD 10 mil en Pedro Juan Caballero y USD 18 mil en territorio brasileño. Una ametralladora MAG se iba por otros USD 10 mil, un simple FAL argentino por USD 6.000. Alguien tenía que controlar esos envíos. Eran dos personas, que cayeron ayer en Asunción, otros dos viejos lobos, viejos conocidos, tipos con antecedentes. León y Cantero tras su detención a cargo de Interpol en AsunciónAyer por la tarde, Interpol Paraguay informó a la Dirección General de Investigación Criminal del Ministerio de Seguridad que había arrestado a Eduardo Alberto Ramírez Cantero, “El Matungo” y a Carlos Federico León Ocampos, con un exhorto enviado por el juzgado en lo penal económico de Yadarola. Ambos tenían causas previas en su país por violar la ley de armas de acuerdo al memo de Interpol enviado a las autoridades en la cartera de la calle Gelly y Obes. “Estamos satisfechos con este trabajo en Paraguay, una continuación de los allanamientos en Argentina. Era importante seguir con la investigación. Se van cerrando los círculos”, aseguró el secretario de Seguridad Eugenio Burzaco.Les habían pinchado los teléfonos. Paranoicos, solían hablar en código, se espantaban cuando se daban cuenta de que usaban la línea en vez de la función de teléfono de WhatsApp. Enviaban su material no por bagayeros, no por baúles de autos, sino por un método mucho más sencillo: un expreso de micros con cajas que recalaban en Clorinda, Formosa, enviadas desde Santa Fe.No es la primera vez que aparece esta ruta. En mayo de 2013, 25 mil balas marca Sellier & Bellot salieron desde una armería en Montserrat en los fondos de micros de Retiro para terminar supuestamente en las AK-47 de asesinos del monte marihuanero del Paraguay, unas 1250 cajas investigadas por la Justicia federal formoseña.”Matungo” y Carlos cayeron, precisamente, por una caja. Heavy: algunas armas encontradas por Gendarmería.Había salido hacia Clorinda, tenía partes para construir un FAL y fue remitida desde Santa Fe, dirigida a Carlos León con un remitente en Rosario. Que le manden una caja a León era lo de menos: tenía 104 salidas migratorias registradas de Paraguay. El timbre en el departamento del remitente tenía un apellido escrito: “RAGUSA”.Román Ragusa, santafesino, de 55 años y “Matungo” Cantero habían conversado por WhatsApp desde 2015 hasta 2018 en una gran cantidad de ocasiones de acuerdo a un informe reservado. En la causa de Yadarola, Ragusa es el centro de la telaraña, el presunto nexo entre hombres como “El Tuerto Richard” y “Matungo” Cantero. Una alta fuente ligada al caso lo define como un armero experto, el hombre con el conocimiento para ensamblar los fusiles con partes que venían de todo el mundo y enviarlo a Paraguay. SEGUÍ LEYENDO:La insólita vida de “El Tuerto Richard”, acusado de ser el líder del mayor tráfico de armas de la historia argentina

Fuente