Un tatuaje, un beso robado y un dolor que no se va: Alejandra Romero, la última novia de Rodrigo, a 19 años de su muerte

Alejandra Romero y RodrigoFue un sábado lluvioso de mayo. Alejandra Romero y unas amigas fueron a bailar y le pidieron un autógrafo a Rodrigo, se cruzaron miradas y luego de firmar, El Potro elogió su boca y la besó. De ahí en más no se separaron, porque aunque él no esté físicamente, ella lo tiene siempre presente, hasta en su piel.Hace exactamente una semana Alejandra se tatuó los ojos del ídolo en su brazo: “Tiene que ver con que este año se cumplieron veinte años del día en que me robó un beso, y dos décadas de amor. Hace mucho tiempo me quiero hacer su mirada, fue uno de los tatuajes que más sentí, pero no me atrevía a hacerlo hasta no estar segura”.El tatuaje de Alejandra Romero en honor al Potro (Instagram)Es que hace poco más de un mes, el 8 de mayo de este año, se cumplieron veinte años desde que se conocieron y ella quería  tener consigo lo que más le gustaba de quien fuera su novio: “Su mirada. Mirarlo a los ojos y encontrarme con él desde las almas”.Alejandra y Rodrigo salieron apenas más de un año, pero fue una relación intensaClaro que aquellos ojos verdes no fueron el único atributo del cordobés que hace 19 años perdió la vida en un accidente automovilístico.  Romero recordó: “Me encantaba su sentido del humor, llorábamos de risa siempre. Era súper hombre, muy hombre en todo el sentido de la palabra. Parecía más grande, tenía 27 y parecía de 40″. Luego, no se cansó de enumerar: “Además era muy respetuoso, caballero, amable, lindo, simpático, ocurrente, delirante, amoroso, sensible, intenso, fiel a su corazón… ¡y bellísimo!”.En el medio de su éxito, Rodrigo se tomó unos días para pasear por Disney con AlejandraRodrigo y Alejandra disftrutando de unas vacacionesAl lado del cantante, ella que en ese entonces tenía 24 y 25 años, se sentía “única” porque así lo quería él: “Estaba en los detalles, me amó como nadie nunca me amó. Lo amé, lo amo y lo amaré, hasta volver a encontrarme con él”.En poco tiempo ellos hicieron lo que muchas parejas hacen en años: convivieron, viajaron, compartieron escenario juntos al presentar el tema que compusieron en pareja, “Figurate tú”. Pero todos sus proyectos se desmoronaron la madrugada del 24 de junio del 2000 cuando al volver de un show en La Plata, la camioneta en la que viajaba chocó y Rodrigo Alejandro Bueno  y Fernando Olmedo perdieron la vida. Patricia Pacheco (ex del cantante) y Ramiro (su hijo) resultaron ilesos.Rodrigo y Ale, muy enamorados, en una fiestaRodrigo y Alejandra, siempre riendoAquel día el país lloró. Y Alajandra aún lo llora: “Es algo que no se supera nunca, aprendés a vivir con eso, con el inmenso dolor de perder al ser amado. En un momento lográs poder decidir por la vida, apostar otra vez, equivocarte. Pero entendés que acá estás porque tenés un propósito y yo sé que lo tengo. Ahí empezás a vivir otra vez, a soñar, a querer enamorarte, a escribir canciones, aunque nunca deja de doler”.”Me morí con él”, sentenció Romero, que con la partida de su entonces pareja, perdió una parte de ella y aseguró que le costó mucho tiempo rearmarse y volver a sonreír desde el alma como El Potro la tenía acostumbrada. “Me miraba en fotos con él y no me encontraba. Esa mujer ya no estaba más y es algo muy íntimo que sentí por mucho tiempo”.Rodrigo y Alejandra, en el último viaje que hicieron juntos. Habían ido a la Patagonia con el tío de élAlejandra estuvo con Rodrigo en su último año de vidaElla, que también es cantante, encontró en la música una forma de sanar. Aunque sin dudas, el mayor regalo de la vida que recibió fue la llegada de su hijo Jaziel de nueve años. De origen hebreo, el nombre del pequeño significa “mi fuerza es Dios”.El año pasado se estrenó el filme El Potro, lo mejor del amor, que reflejaba la vida de Rodrigo. Alejandra no vio la película y tampoco cree que vaya a hacerlo: “No me da ni curiosidad, así que no sé, me dolió mucho todo”.Actualmente se habla con Ulisies, el hermano menor de Rodrigo y con Raúl Bellido, uno de los tíos de él: “Lo quiero muchísimo, él también aún lo llora. Lo recordamos y nos emocionamos, lo extrañamos juntos”. Pasaron los años pero ella sigue extrañándolo. Por eso su tatuaje y por eso el tributo que hace, Mayo de amor, en el que canta temas del ídolo en versión tango y bolero y una canción homónima dedicada a su gran amor.Alejandra Romero y Rodrigo Bueno, “Figúrate tú” (Youtube)”Figurate tu, que yo me vaya como te vas por las noches, que no te llame ni para decir te quiero, y cada vez que suene el timbre del teléfono, sea la voz de un hombre y tu aquí sufriendo”, dice “Figurate tú”, el tema que compusieron juntos y que él la invito a cantar en el escenario cuando llevaban menos de dos meses de conocerse. “Estaba nerviosa, pero él siempre me alentaba y me daba seguridad dándome la mano. Era  generoso, simple y le gustaba compartir”, recordó Romero.Pasaron 19 años de la muerte del Potro, pero ella lo siente presente siempreHoy, que él no está físicamente, ella mira su nuevo tatuaje y siente que se encuentran “desde el alma” y ya no está sola: “Siempre me acompaña y acompañara. Mi destino es Rodrigo, sé que quiere verme Feliz, lo siento. Me cuida. Él es luz”.SEGUÍ LEYENDO”El Potro” Rodrigo, presente a través de su músicaLa historia de “La chica del ascensor”, la canción que hace 26 años juntó al Potro Rodrigo con Marixa BalliUna cena íntima, un encuentro casual y una invitación trágica: Carlos Monti, testigo de las últimas horas de Rodrigo BuenoUlises Bueno rompió el silencio y habló de “El Potro”: los puntos que no le gustaron de la película sobre RodrigoRamiro Bueno, el hijo de “El Potro”, compartió los objetos de su papá: “No me acuerdo de él, pero noto su amor en las fotos”

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *