Así funcionan los “cerebros” de las computadoras gamers más poderosas de la Argentina

Como todo los años, Intel y AMD, los dos fabricantes más importantes de procesadores para computadoras de consumo, renuevan su línea de chips para potenciar herramientas de productividad, aplicaciones y videojuegos. Si bien hay modelos un poco más robustos y potentes, pensados para el segmento entusiasta o corporativo, en esta reseña nos centramos en analizar los dos CPUs más potentes para los consumidores, el Intel Core i9-9900K (9na generación) y el AMD Ryzen 2700X, disponibles en el mercado argentino.CPUs al desnudo Si hay algo que han mejorado los procesadores en el último tiempo, además de la velocidad de trabajo y soporte de nuevas tecnologías (USB 3.1, conexiones de red más veloces, soporte de tarjetas y periféricos de nueva generación), es el consumo energético y las temperaturas. Por esta razón, tanto Intel como AMD trabajan año a año en fabricar CPUs con un proceso de fabricación menor, logrando chips que calienten menos y gasten menos energía.

Mirá también

Presentaron el procesador que hará posible la próxima generación de notebooks: así funciona el Snapdragon 8cx

Newsletters Clarín

Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response)
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.widget.newsletter figure, .widget.newsletter .mt h4, .widget.newsletter .mt .data-txt, .widget.newsletter .mt .bt’).on(‘click’, function () );
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
En lo que respecta a diseño, el i9-9900K y el Ryzen 2700X tienen un tamaño similar a simple vista. Sin embargo, como se aprecia en la foto, el chip de Intel no trae los pines de contacto en su cuerpo, ya que estos se ubican en el socket de la placa madre, donde se coloca el CPU. En su parte técnica, el Core i9 se fabricó en 14 nm y trae 8 núcleos físicos, 16 hilos de procesamiento, a una velocidad de 3.6GHz base y turbo de 5.0GHZ, con consumo de 95W (TDP). Por su lado, el Ryzen 2700X es de 12 nm, con 8 núcleos físicos y 16 hilos de procesamiento, a una velocidad 3.7GHz y turbo de 4.3GHz, con consumo TDP de 105W.Ingredientes para gamers La receta para utilizar estos dos procesadores es simple. Lo más importante, además de tener un gabinete para almacenar todo el hardware, una fuente de alimentación de por lo menos 500w reales (si es posible que sea certificada 80 Plus) y, por supuesto, un disco rígido o SSD (unidades de estado sólido) para guardar los contenidos y el sistema operativo, es contar una placa madre compatible con estos chips y memorias RAM DDR4 (aconsejamos que sean de 3000 MHz para arriba, para tener mejor rendimiento). En el caso del CPU de Intel, el modelo de motherboard compatible es el Z390, mientras que el chip de AMD necesita el X470.

Los procesadores. AMD Ryzen 2700X (der.) vs. Core i9-9900K.

Es importante mencionar el hardware utilizado para hacer las pruebas es de alta gama, ya que ambos chips necesitan componentes potentes para aprovechar su tecnología. Para encender el CPU de Intel montamos un motherboard MSI Z390 Gaming EDGE AC, 16 GB de RAM DDR4 HyperX Savage 3000 MHz, unidad de estado sólido SSD Fury RGB 480 GB (acá instalamos el Windows 10 Pro), disco rígido Seagate IronWolf 10 TB (juegos y aplicaciones) y refrigeración líquida Corsair H100i Pro. Mientras que con wl chip AMD usamos la misma configuración, pero el motherboard seleccionado en este caso fue un ASRock Taichi X470. En ambas PCs, la placa utilizada fue la GeForce RTX 2080 Ti con 11 GB de memoria de video.El ocio asegurado Una computadora de estas características, si bien es sumamente potente para realizar trabajos de renderizados 3D, diseño gráfico, entre otros, está pensada para jugar a todo lo nuevo, en la máxima configuración posible. Es decir, se podrá elegir, por ejemplo, resolución 4K, detalles de luces, sombras y reflejos al máximo, con mucha fluidez en los movimientos del videojuego y sin notar pérdida de rendimiento. Tanto el Core i9-9900K como el Ryzen 7 2700X entregan un rendimiento similar en lo que es gaming y, al combinarlos con una placa gráfica de gama media a alta, se podrán experimentar los 60 cuadros por segundo que se necesitan para jugar como debe ser. Si bien es cierto que el CPU de Intel, en algunos casos, es un poco más veloz que de AMD, su precio también es más elevado, por lo que la elección de cada chip puede ser por gustos y bolsillos. Es decir, el CPU de AMD es una opción muy atractiva y a su vez económica.

Battlefield V. El juego de acción en primera persona fue probado en resolución 4K, con gráficos en ultra (sin la tecnología DRX activada) y arrojó una velocidad de 82 frames por segundo con el procesador Intel Core i9-9000K.

En pruebas realizadas por Clarín, el Intel Core i9-9000K, acompañado por la placa de video RTX 2080 Ti (un de las más veloces y caras del mercado), pudo correr el juego Battlefield V en resolución 4K, con gráficos en ultra (sin la tecnología DRX activada) a una velocidad de 82 frames por segundo (FPS). Por su lado, el Ryzen 7 2400X corrió el mismo juego, con la misma configuración, a 74 FPS. Al activar el DRX (tecnología de trazado de luces que soportan las nuevas gráficas RTX de NVIDIA y, por el momento, el Battlefield V) el rendimiento bajó a 36 FPS con el i9 y a 29 FPS con el Ryzen 7.

Mirá también

Navidad 2018: qué computadora comprar con los requisitos mínimos y recomendados para jugar al Fortnite

Otros juegos que piden menos requisitos como Fortnite, por ejemplo, funcionaron flamantemente con ambos procesadores. En el caso del Intel i9 y la RTX 2080 Ti, el popular Battle Royal corrió, en resolución Full HD y gráficos Ultra, a 200 FPS; mientras que con el Ryzen 7, en la misma configuración, funcionó a 195 FPS. En juegos AAA, como Shadow of The Tomb Raider, la situación fue similar, aunque esta vez ganó el procesador de AMD resultó ganador. En la máxima configuración, pero en resolución Full HD, este juego funcionó a 132 FPS, mientras que con el i9-9900 corrió a 125 FPS. En ambos casos son cifras que no se notan a simple vista.Superando los límites gráficos Para sacarle más el jugo a estas dos bestias de procesadores y la nueva placa gráfica de NVIDIA, se utilizó uno de los monitores más grande del mundo, curvo, con pantalla ultra ancha, donde la experiencia visual es más inmersiva. Estamos hablando del Samsung CHG90 QLED de 49”, disponible en Argentina, similar al modelo curvo ultra ancho que presentará LG en la feria Consumer Electronic Show 2019 (CES) de Las Vegas. Esto apunta a ser la nueva tendencia en pantallas.

Mirá también

Battlefield V: la crudeza de la Segunda Guerra Mundial como nunca antes vista en los videojuegos

Con este monitor, que muestra imágenes a una resolución 3840×1080, con lo cual se ve más amplio el entorno de los videojuegos (en FIFA, por ejemplo, se llegan a ver las dos áreas) el procesador Core i9-9900K y la RTX 2080 Ti lograron una velocidad en FIFA 19 de 120 FPS, mientras que con el Ryzen 7 2400X el juego corrió a 140 FPS. En Shadow of the Tomb Raider, con la misma resolución y calidad ultra (el entorno se ve impresionante), el Core i9 logró 93 FPS, mientras que el Ryzen 7 llegó a 90 FPS. ¿Cuál te conviene elegir?Como dijimos, todo depende de gustos y disponibilidad económica. Por ejemplo, el Intel Core i9-9900K se consigue en el país a un precio aproximado de AR$29.000-. Es un CPU que, acompañado de una buena placa de video, levanta bien cualquier juego, trabaja a una temperatura máxima de entre 60 y 70º (no trae cooler, por lo que se debe comprar una refrigeración externa) y es muy rendidor para aquellas personas que quieren hacer tareas de renderizados y edición de video.Por su parte, el Ryzen 7 es un poco menos rendidor en este tipo de tareas, aunque para jugar es muy similar al de Intel, es más barato (se consigue en Argentina a un precio aproximado de AR$ 20.000.-) e incluye un cooler de fábrica que lo mantiene fresco, llegando a temperaturas de entre 50 y 70º. 

Fuente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *