De Wanda Nara a Jimena Barón: ¿para qué las famosas se muestran naturales?

Oriana Sabatini, Érica García y hasta su hermana Zaira salieron a “defender” a Wanda Nara cuando se viralizaron sus fotos “al natural”, por las que recibió numerosas críticas. Se usaron para comparar su cuerpo “sin Photoshop” y sin retoques con las imágenes que ella suele mostrar en sus cuentas en redes sociales. Si bien ella no hizo referencia directa a las imágenes, la actriz y cantante Jimena Barón se subió al tema y publicó un largo posteo en Instagram donde -además de “bancar” a la rubia mediática- desarma la ilusión del cuerpo “perfecto”, y habla -por ejemplo- de la influencia de la iluminación a la hora de sacar una foto y cómo ayuda (o no) a disimular imperfecciones. La conductora y modelo Paula Chaves también había hecho su descargo antes, y dijo “dejemos de exigirnos tanto, somos mujeres reales”. ¿En qué medida estos mensajes cambian la conversación, mientras “conviven” con una gran mayoría de fotos con cuerpos curvilíneos y tomas “perfectas”?Como dice la socióloga de moda Susana Saulquin, al salir lentamente de la cultura de masas, la exigencia de los cuerpos híperdelgados va dando lugar a una mayor libertad para que los cuerpos respondan al biotipo normal de cada uno. De a poco, los movimientos que promueven la aceptación del propio cuerpo y desacralizan la idea del peso ideal logran hacerse escuchar y hacer ruido en una conversación que cada vez queda más antigua y fuera de época, sobre todo, si se tiene en cuenta la “revolución” que están llevando adelante las mujeres en Argentina y en todo el mundo, empoderándose y haciéndose escuchar.

Mirá también

El precio (y la virtud) de arriesgarse a ser diferente

Los cantantes, las actrices y famosos en general se convierten -sobre todo para los jóvenes- en modelos a seguir. Son “influencers” en cómo las personas ven y entienden el mundo, influyen en qué marcas eligen para vestirse, qué recetas preparan en casa, a qué lugares van. Claro que no son los únicos, pero resultan un faro de referencia para sus seguidores. Así, ¿cuánto puede traccionar una imagen que se cuela en un timeline repleto de fotos divinas y ambientes cool? ¿Contribuye a cambiar la conversación y los modelos establecidos? En pleno debate sobre el cuerpo de la mujer y la exposición, me quedé pensando varias cosas. Tengo casi 4 millones de seguidores que sinceramente no es algo demasiado importante en mi vida, pero soy consciente de mi llegada a la gente e intento (ademas de hacer pelotudeces todo el día) ser vocera de buenos mensajes también. Entendí que nosotros los “artistas” ponele…tenemos muy naturalizado el juego de la imagen pero qué tal vez la gente ahí afuera no termina de entender y me dio algo de pánico pensarlo. Las marcas, revistas, productoras y demás nos quieren lindas, nos cuidan la luz, los planos, las fotos, nos retocan o nos dicen en qué horario luce mejor la piel para las fotos además de ponernos filtros y luego en edición Photoshop. A veces más a veces menos pero es así. En Instagram pasa algo parecido, yo no soy de retocar las fotos (me he sacado granos y ojeras eso si) pero no el cuerpo. Ahora…soy fantástica con la luz! debo admitir…algunas fotos son súper espontáneas y otras una búsqueda agotadora de la toma perfecta. Chicas, el juego de las fotos lindas esta genial pero por favor sepan NO ES LA VIDA REAL. Querer verse linda para una sentirse bien esta genial, un MOLDE PERFECTO de linda NO está nada genial. Aquí yo recurrí a la famosísima y más CHOTA LUZ DICROICA para presentarles a mi celulitis en su máximo esplendor! recuerden que seguiré jugando a subir las fotos más lindas pero también recuerden que éste es mi qlo bajo la fucking DICROICA y lo amo también 😊♥️ (de hecho fíjense que la pierna de la izquierda que está más a oscuras sale más perfectita 🤷🏼‍♀️) . #LUZMALACHALLENGE #nofilter . Pd: merece un posteo aparte el caos de mi ropero, pero eso ya es para ir a terapia… Una publicación compartida por Jimena Baron (@baronjimena) el 12 de Jul de 2018 a las 3:30 PDT

Mirá también

Los disfraces de moda y el doble estándar que molestó a Michelle Obama

Para Sharon Haywood, directora de AnyBody Argentina, sede local del movimiento global Endangered Bodies (“Cuerpos en riesgo de extinción “), ese mensaje “está llegando al público, especialmente a las jóvenes. Creo que las figuras públicas y celebridades tienen un poder importante en cambiar la práctica de vendernos la ‘perfección’. Pero más allá de mostrarse sin estar retocada en fotos no profesionales, estas celebridades pueden hacer más, como por ejemplo hizo la actriz Kate Winslet hace un par de años con L’Oréal, cuando insistió en incluir una cláusula para impedir que retoquen su cuerpo o su cara en las publicidades de la marca de belleza”.”¿No es loco que nos llame la atención que las celebridades tengan celulitis? ¿Lo lógico no sería que nos llame la atención que todas las famosas se muestren sin celulitis cuando el 90% de las mujeres las tienen?”, se pregunta la joven de 21 años Candela Yatche, estudiante de psicología y fundadora de Bellamente, una iniciativa que invita a desaprender los estereotipos de belleza. “Estas fotos abren las puertas para repensarnos, desaprender estereotipos, desnaturalizar hábitos o evidenciar prejuicios. Pero para esto hay que detenerse y reflexionar sobre nuestras prácticas, y cuestionarlas”.Laura Contrera es profesora de filosofía, abogada y “activista gorda”, un movimiento que lucha por la despatologización de la gordura y critica la asimilación de la delgadez a un estilo de vida saludable. Dice a Clarín que “no es ninguna novedad que el ‘deber ser’ de los cuerpos feminizados sea sumamente opresivo; los discursos públicos mediáticos han resultado por décadas muy renuentes a las críticas del feminismo y de los activismos de la diversidad corporal en torno a la presión que constituyen estos ideales normativos. Pero, en los últimos años, se observa un cambio en ciertas publicidades o intervenciones masivas, aunque esta apertura sigue teniendo fuertes restricciones: los cuerpos se muestran, o se venden, como cuerpos ‘reales’ (¿qué cuerpo no es real?) pero, ¿dónde está la ‘realidad’ de estos cuerpos? Incluso en esas publicidades que se muestra cierta diversidad de cuerpos, siguen siendo cuerpos blancos, no discapacitados, hetero-cis-sexuales, que no tienen apariencia de ser pobres, y no son cuerpos excesivamente gordos (a lo sumo tienen una gordura ‘aceptable’); lo vemos en este ideal de ‘lo curvy’: las curvas están donde ‘tienen que estar’ (panzas o papadas muy prominentes no son bien recibidas)”.

Mirá también

Impresiones enredadas sobre el poder del cabello natural

Decisiones que sumanLa actitud de la modelo Kendall Jenner -hermanastra de Kim Kardashian- cuando a comienzos de año fue a los Golden Globes sin maquillaje “suficiente” para ocultar sus marcas de acné da cuenta de la repercusión del cambio de mensaje, que desde hace ya años vienen trabajando distintos movimientos que promueven la aceptación del propio cuerpo, como el body positivity, skin positivity, no makeup o sin Photoshop.”Todos suman a difundir este mensaje sano. Y vemos que las industrias están prestando atención. Hoy en día podemos ver varias campañas de marcas internacionales que se centran en mostrarnos más autenticidad”, asegura Sharon. La cantante Alicia Keys fue una de las primeras en lucir su cara “lavada” en público, pero el efecto “no makeup” parece expandirse como un sinónimo de liberación y honestidad frente a uno mismo y frente a los otros. Este fue el principal argumento de la cantante Christina Aguilera cuando salió en la portada de la revista Paper luciendo sus pecas por primera vez y libre de maquillaje.

Mirá también

“Hackeos” en escuelas: son gratuitos y buscan educar desde otra perspectiva

Desde la visión del activismo gordo, Laura opina que “estas acciones puntuales que tienen muchos seguidores en redes sociales o con una llegada al público masivo es beneficioso porque provocan una apertura a discutir sobre qué cuerpos entran, o no, en estas representaciones sociales dominantes. Además, empieza a aparecer una representación más flexible que, en algún punto, responde a la demanda y a la influencia de distintos movimientos sociales”.”Todavía falta mucho en cuanto a los ideales de belleza abordados por la moda -dice Candela-. La moda de hoy es mostrarse natural, sin maquillaje o con estrías. Propongo que la moda sea que no existan modas: ya no se trata de cambiar A por B, sino que no nos definamos ni por A ni por B. Que cada categoría sea única para cada persona en cada momento. Sin rótulos, sin construcciones ficticias de cómo hay que ser”.La necesidad de un real cambio de conversación resulta cada vez más evidente. “Argentina tiene mucha diversidad de cuerpos, personas, y nacionalidades y esto debe ser celebrado -dice Sharon-. Para mí, cualquier acción, sea desde una celebridad en su Instagram, un grupo de jóvenes activistas o una marca de ropa que hace un compromiso a usar modelos de cuerpos distintos, es progreso”.

Mirá también

Una sola fila frente a las puertas del baño

Mirá también

La era de la mujer “Artemisa”

Mirá también

#HablemosSobreLaMenstruación, la campaña que busca hacerse viral

Fuente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *