Radiohead: el recital que eligieron las celebrities el fin de semana

En Tecnópolis y ante más de 40 mil personas, la banda británica volvió a tocar en Argentina luego de nueve años, y los famosos, en el sigh garden de Heineken, vibraron junto a la voz de Thom Yorke. Además de disfrutar de un show único, degustaron varios platos con la inigualable cerveza tirada de la marca.El festival Soundhearts abrió sus puertas temprano, a las 16, con las bandas teloneras Junun, Flying Lotus y Rocco Posca, para que a las 21, Radiohead arranque con “Daydreaming”, del más reciente disco A Moon Shaped Pool. En diagonal al escenario y a varios metros de altura, se encontraba el sigh garden de Heineken, muy concurrido, con una vista fenomenal y con todas las comodidades que no podían faltar en un recital de tal magnitud, además de lo esencial: cerveza premium tirada.El show de la banda británica comenzó a las 21 con el tema “Daydreaming”, del más reciente disco A Moon Shaped Pool.Mientras el quinteto de Oxford tocaba temas como “Full Stop”, “The Numbers”, “Desert Island Disk” y “Present Tense”, celebrities como Felipe Colombo y Mike Amigorena seguían el show atentamente, sin perderse un solo tema, y observando las pantallas gigantes que mostraban videoclips coloridos e hipnóticos. Juan Marconi, conductor de televisión y fanático del rock, habló con Clarín mientras probaba una de las hamburguesas del food truck que dispuso Heineken: “La verdad es que vine a ver una banda increíble con amigos y, si bien me encanta ir a campo en los recitales, tener tantas comodidades como en el sigh garden de Heineken es un placer y un privilegio”. Mientras saboreaba la hamburguesa y tomaba una cerveza, agregó: “Estacionamiento, comida muy rica, la mejor cerveza, amigos y Radiohead, qué más se puede pedir. Son esas situaciones por las cuales vivimos”.El vip de Heineken contó con una extensa barra de cervezas, food truck, una vista envidiable y muchas celebrities.York agradecía al público en español y le ponía momentos de emoción a la noche con temas como “Lucky” y “Pyramid Song”. La gente ya no vibraba, sino que sentía el recital, dejaban de filmar con sus celulares por un momento y se conmovían ante el cantante y su retribución al público: “Gracias por estar aquí”.El beer garden de Heineken, en diagonal al escenario, desbordaba de gente que no quería dejar de disfrutar de su banda favorita con una cerveza de por medio. Y los éxitos seguían sonando… “Climbing Up the Walls”, “There There”, “Exit Music” y “The National Anthem”. El beer garden de Heineken desbordó de gente y fue un ejemplo de que la cerveza y el rock pueden ser una combinación pacífica.El conductor de Podemos Hablar, Andy Kusnetzoff, se llevó todos los flashes cuando arribó al sigh garden de la marca junto a su pareja y amigos. El periodista sacó una ronda de cerveza tirada, brindó con los suyos y gozó de una noche a puro rock.Andy Kusnetzoff disfrutó de una noche mágica en Tecnópolis, junto a su mujer y amigos, de la mano de Heineken.Una barra extensa, mesas largas y una vista privilegiada. Así se podría describir al sigh garden de Heineken, en el que reinaba un ambiente festivo y alegre. Allí, también estaba la actriz Natalie Pérez, que fue una de las más animadas para cantar los temas de la banda. Con un vaso de cerveza en la mano, la actriz, con un look rockero, opinó sobre lo que representa, para ella, la bebida más popular para los argentinos: “La cerveza para mí significa encuentros con amigos, relax, diversión y una elección. Además se combina a la perfección con el rock, está en nuestras raíces”.La actriz Natalie Pérez siguió de principio a fin el recital.​Para cerrar la noche, Thom Yorke tocó un tema que no estaba previsto en la lista: “Creep”. El famoso e inconfundible hit de la banda fue un mimo al alma para los fanáticos que se retiraron del predio de Villa Martelli felices, agitando sus buzos al ritmo de “oh, vamos Radiohead. Radiohead, Radiohead, vamos Radiohead”.

Fuente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *